Escudo de la República de Colombia
A- A A+

¿En qué consiste el Cero Papel?

 

Es una reducción ordenada del uso del papel por la sustitución por soportes y medios electrónicos, por la promoción y uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs)

No es una eliminación total, ya que existen casos que se requiere los documentos físicos.

En una oficina, mejora significativamente los servicios y la información, aumenta la eficiencia y la eficacia de la gestión, aumenta la productividad, hay una gran optimización de recursos, disminución de costos operativos, con respecto a la administración del papel, tintas y su almacenamiento. De igual manera, hay una mejora para el ambiente, en el ahorro siginificativo del papel representa una reducción de emisión de residuos y de energía utilizada para imprimir y fotocopiar.


¿Por qué reducir el consumo del papel?

La industria papelera ocupa el lugar número quinto del sector industrial en el consumo mundial de energía y usa más agua por cada tonelada producida que cualquier otra. También se encuentra entre los mayores generadores de contaminantes del aire y del agua, así como gases que causan el cambio climático.

Al momento de reutilizar y reciclar papel, estamos no sólo reduciendo el uso de bosques para adquirir la pulpa virgen para realizar más papel, sino que estamos reduciendo el agua que se utiliza en esa industria y evitando la contaminación del aire y del agua, residuos de esta industria.


Buenas prácticas del Cero Papel

Están centradas en el uso racional del papel y su reducción, para así evitar contaminantes tanto de residuos de papel como los de la industria papelera.

Usar ambas caras del papel, se ahorra en costos de envío y almacenamiento, menos desorden en los escritorios.

Priorizar el uso de nuevos equipos de fotocopiadoras y multifuncionales para realizar la impresión en doble cara automática (dúplex) o aprender a realizarlo manualmente.

Reducción del tamaño de documentos a la hora de imprimir: impresión a dos páginas en una cara y a doble cara, en un tamaño de letra pequeño y legible y reducción en el espaciado entre líneas, párrafos y márgenes.

Saber cómo funciona el equipo a imprimir y saber configurar correctamente una página. Al no manejar el equipo correctamente, se imprimen hojas mal hechas, generando un gasto innecesario de papel y tinta.

Evitar imprimir documentos para corrección, a no ser que sea estrictamente necesario. Es mejor aprovechar la corrección digital de documentos, ya que permite ingresar anotaciones, correcciones y se tienen a la mano correcciones ortográficos, diccionarios de sinónimos y de dobles espacios entre palabras.

Guardar los archivos digitales en el computador o en la intranet, se pueden guardar en el disco duro